DOCUMENTOS SOBRE EVA DUARTE DE PERON 


Eva Ibarguren EVA IBARGUREN EVA DUARTE EVA PERON EVA PERON EVA PERON EVA PERON

María Eva Duarte de Perón / Evita. Argentina 1919-1952

Visión óptima con Internet Explorer

Evita

DISTINCIONES Y CONDECORACIONES

A principios de 1947 Eva Perón inició una gira de buena voluntad por varios países de Europa y América. La primera dama argentina ya se había entregado íntegramente a la admirable obra que tantos frutos estaba destinada a brindar al amparo de su infatigable acción, y aprovechaba la invitación de los gobiernos para llevar a Europa los principios de paz constructiva y de justicia social que constituyen las bases de la Argentina. El 6 de junio partió desde el aeropuerto de Morón rumbo a Europa.

Su llegada a España no pudo ser más espectacular. La escoltaron 41 aviones de combate. El avión aterrizó en el en aeropuerto de Barajas, Madrid, el día 8 de junio a la 19 horas. Allí esperaban a la ilustre huésped el general Francisco Franco y su esposa, acompañados de las más relevantes figuras del gobierno español y una muchedumbre calculada en más de 300.000 personas. El pueblo madrileño hizo objeto a Eva Perón de una imponente manifestación de cariño, aplausos y vítores. Y, por su parte, el gobierno de la madre patria le expresó el reconocimiento público de toda España, confiriéndole su más alta condecoración: la Gran Cruz de Isabel la Católica, que le fue impuesta por Franco en brillante ceremonia.  Eva Perón visitó numerosas ciudades de la península entre aclamaciones populares y múltiples agasajos. Las mujeres españolas le obsequiaron una preciosa colección de trajes regionales y los trabajadores le hicieron la distinción de que presidiera una asamblea de diez mil delegados sindicales en Barcelona. De la ciudad de Barcelona partió el 26 de junio rumbo a Roma, Italia, siendo despedida por el general Franco y una salva de veintiún cañonazos que atronó el aire. 

El 26 de junio a las 17 horas Eva Perón llegó al aeropuerto Ciampini de Roma. En el aeropuerto fue recibida por una comitiva oficial presidida por el conde Carlo Sforza. Cien niños vestidos de azul y blanco, de la Opera Nazionale DŽInfanzia, le dieron la bienvenida. En ceremonia de grandiosos contornos se le nombró ciudadana honoraria de la ciudad.    En audiencia privada y especial fue recibida por Su Santidad Pío XII en la biblioteca privada del Vaticano. El Papa le obsequió una medalla y un rosario de oro. Además, en la sede de la Embajada de Argentina, recibió la Gran Cruz de Gregorio el Grande, destinada al presidente Perón. El presidente de Italia, Enrico de Nicola, le ofreció un banquete en su honor que se realizó en el Palazzo Giustiniani.

El 17 de julio dejó Italia rumbo a Lisboa, Portugal, donde llegó ese mismo día en calidad de huésped oficial, siendo recibida por el presidente Fragoso Carmona y el ministro de Relaciones Exteriores, Caeiro Matta. Fue invitada de honor en una recepción en el Palacio Real de Belem y almorzó con el ex rey de Italia, Humberto II. El 21 de julio llegó al aeropuerto de Orly, París, Francia, en donde la esperaba el ministro de Relaciones Exteriores, Georges Bidault. Cuarenta automóviles la acompañaron hasta el Hotel Ritz que iba a ser su residencia en la capital francesa. Al día siguiente fue recibida por el presidente de Francia, Vincent Auriol, quién le ofreció un almuerzo en el fastuoso castillo de Rambouillet. En su honor el obispo auxiliar de París hizo oficiar un servicio religioso en Notre Dame.

Eva Perón estuvo en Montecarlo, Mónaco, donde se la condecoró con la Medalla de Oro del Principado de Mónaco. El 7 de agosto partió rumbo a Suiza. Llegó a Berna, siendo recibida por el ministro de Relaciones Exteriores, Max Petitpierre. El presidente de la Confederación Helvética, Phillip Etter, y su esposa ofrecieron un banquete en su honor. Eva Perón visitó Zurich, Lucerna, Chaux-de- Fonds, en pleno Jura, y otras ciudades de Suiza, recibiendo en todas partes el homenaje de los trabajadores.

El 10 de agosto dejó Ginebra hacia Dakar, haciendo escala en Lisboa, con el fin de embarcarse en el vapor Buenos Aires, rumbo a Río de Janeiro, Brasil. Eva Perón llegó a la capital carioca el 16 de agosto. Invitada oficialmente por el Brasil, la hicieron objeto de toda clase de atenciones el presidente Enrico Gaspar Dutra y su esposa, así como los altos funcionarios del país hermano. Fue invitada a la Conferencia de Cancilleres en Quintandinhas y recibió los saludos del general norteamericano Marshall, ministro de Estado de la Casa Blanca. El presidente de la Asamblea, canciller Raúl Fernández, anunció la presencia de Eva Perón e invitó a los delegados a interrumpir la sesión para brindar con champagne en su honor. En la Cámara de Diputados se le rindió un homenaje y se elogió su talento, su belleza y su actividad de bien social. Por primera vez en la historia de Brasil, el Salón Noble del Palacio Legislativo de Río de Janeiro fue deslumbradoramente engalanado con objeto de recibir con adecuada dignidad a la ilustre visitante. Eva Perón pronunció en Río de Janeiro un mensaje radiotelefónico que conmovió al pueblo. Y supo en todo momento granjearse el cariño y la estimación de los trabajadores de la hermosa tierra de Tiradentes. 

El 20 de agosto abandonó Brasil rumbo a Montevideo, Uruguay, donde llegó el día 21. La recibieron en el aeropuerto como huésped oficial del gobierno, la esposa del presidente de la república, Matilde Ibáñez de Batlle Berres; el ministro de Relaciones Exteriores, Márquez Castro, y su esposa, y el intendente de la ciudad, Martínez Trueba. Fue recibida en el salón de recepciones de la Casa de Gobierno por el presidente uruguayo, sus ministros y altos funcionarios y se le ofreció una cena de gala y un suntuoso baile en su honor. Durante su breve permanencia en el Uruguay, Eva Perón fue condecorada con la Orden del Mérito en el grado de Gran Cruz de Oro por el gobierno de la República Dominicana, en atención a su obra social y a su gestión a favor del acercamiento internacional.  Además de las condecoraciones que se le confirieron durante su viaje, Eva Perón ha sido condecorada por los siguientes países e instituciones: 

Holanda, Gran Gruz de Orange - Nassau; México, Gran Cruz de la Orden del Aguila Azteca; Malta, Gran Cruz de la Orden Militar; Siria, Gran Cruz de la Orden de los Omeyades; Ecuador, Gran Cruz de la Orden del Mérito y de la Cruz Roja Ecuatoriana y de la Fundación Internacional Eloy Alfaro; Brasil, Orden Nacional del Cruzeiro do Sul en el grado de Comendador; Colombia, Orden de Boyacá, en el grado de Gran Cruz Extraordinaria; Haití, Orden de Honor y Mérito en el grado de Gran Cruz; Perú, Gran Cruz de la Orden del Sol; Bolivia, Gran Cruz del Cóndor de los Andes; Paraguay, Gran Cruz del Paraguay; Argentina, Gran Cruz de Honor de la Cruz Roja Argentina, los laureles a la Distinción del Reconocimiento de Primera Categoría de la CGT, la Gran Medalla Peronista en Grado Extraordinario, y el más alto galardón por ley del Congreso Nacional: el collar de la Orden del Libertador General San Martín, en mérito a los servicios prestados al país y en reconocimiento a sus virtudes sanmartinianas.

Textos cortesía de Carlos Vitola Palermo de Rosario, Santa Fe, República Argentina.

Página Principal


Otras páginas web realizadas por mí:


DOLORS CABRERA GUILLENDOLORS CABRERA GUILLENDOLORS CABRERA GUILLEN
Esta página está dedicada a mi esposa Dolors Cabrera Guillén, fallecida por cáncer el día 12 de marzo de 2007 a las 18.50 y por seguir su última voluntad, ya que conociéndome, antes de morir, me hizo prometerle que no abandonaría la realización de mis páginas web.

Homenaje a Dolors Cabrera Guillén 


(C) Copyright Mariano Bayona Estradera y Dolors Cabrera Guillén 2002 - 2007
Página creada con el asistente automático para crear páginas WEB WebFacil